Año 5
Edición Nº 4
Magangué - Bolívar - Noviembre de 2012
Siguenos en:

¿Para qué educamos en la escuela? ¿Para hacer exámenes?

Lic. Jair de Jesús Acosta Núñez

La educación se entiende como un proceso continuo que busca la formación integral de la persona. No solo se trata de impartir una serie de conocimientos en áreas determinadas, sino también del aprendizaje de actitudes y comportamientos que lleven al ser humano a desenvolverse de manera adecuada e inteligente, de acuerdo a las situaciones en las que actúe.

El aprendizaje de conocimientos no se circunscribe solamente en el saber, sino que lo complementa el saber hacer. De esta manera la educación gira en torno a tres pilares: el saber, el saber hacer y el ser, es decir, educación integral.

Cada país o pueblo, en cada época, se ha preocupado por impartir una educación acorde a las necesidades del momento. Hoy, la preocupación gira en torno a lograr una educación de calidad que forme personas con competencias, que les permita afrontar los problemas del mundo actual y generar soluciones inteligentes.

Sin embargo, podemos observar actualmente que muchas instituciones educativas, públicas y privadas, se preocupan más por mostrar resultados y figurar entre las mejores en pruebas externas, que por una verdadera educación para la vida. Cada vez le dedican más tiempo a la preparación de los estudiantes en la presentación de exámenes; contratan empresas cuyo negocio es instruir al educando en el cómo se resuelve una prueba, en muchos casos facilitándole la preguntas y respuestas que posiblemente pueden salir en el examen que presentarán.

De la misma manera, cuando se desarrollan actividades en el aula, pareciera que el objetivo principal es obtener una calificación, más que aprender un conocimiento o desarrollar una competencia que le sirva al estudiante para desenvolverse en determinadas situaciones.

Los estudiantes están tan acostumbrados a esto, que no se preocupan por saber para que les sirve lo que el profesor o profesora les explica en clases, solo les interesa sacar una buena nota en el trabajo o en la prueba. Los conocimientos que logran aprender solo les duran hasta que presentan el examen, después de ello, muy pocos recuerdan lo visto en clases.

Por tanto, la preocupación de la Institución Educativa debería centrarse en el aprendizaje mas que en los exámenes, puesto que si se logra un buen aprendizaje ya no tendría que preocuparse por los resultados de las pruebas internas o externas, sea cual fuere la manera de aplicarlas, debido a que la consecuencia de un buen aprendizaje se traduciría en excelentes resultados en los exámenes.

Entonces, no se trata de no hacer exámenes, pruebas o como se les quiera llamar, se trata de crear estrategias, mejorar las metodologías, poner en práctica lo aprendido en pregrados, postgrados y cursos de actualización adelantados por los docentes, para llevar el conocimiento al estudiante de tal manera que lo aprenda y entienda para que le puede servir y como lo puede utilizar en su vida y para su provecho.

Si el estudiante entiende para que le sirve determinado conocimiento, cosa que deberían explicarle y demostrarle sus profesores, es más probable que pueda aprenderlo; pero, si solo copia en su cuaderno lo que su profesor le dicta, le escribe en el tablero o le hace transcribir de un libro o de la Internet, que es lo mismo para todos los casos, y luego le dice que debe aprendérselo para hacerle un examen, es seguro que el estudiante lo tomará como una actividad poco interesante, mas bien aburrida, y los resultados en el examen serán desastrosos.

Las clases pueden hacerse de una manera más práctica, hay que aprovechar lo que nos ofrece el medio, los problemas cotidianos, las situaciones y conflictos que vive el pueblo, la ciudad o el país. La educación no debe basarse únicamente en el pasado, debe aprovechar todo lo que nos trae el presente, incluyendo las nuevas tecnologías que estén al alcance del estudiante, del docente y de la institución.

La educación debe contribuir con el desarrollo humano, entendiendo éste no solo desde el referente económico, sino también, desde el estado de satisfacción de las personas. Por lo cual, el objeto de la escuela es el de formar para la vida, más que para presentar exámenes; porque un buen proceso educativo dará como resultado un buen aprendizaje y éste traerá consigo altos puntajes.

Blog: ticenelcolegio.blogspot.com

OTRAS LECTURAS DE INTERÉS
Diarios, radio y televisión
Institución Educativa Comunal de Versalles - Magangué, Bolívar - Colombia
Email: web.iecov@gmail.com - 2010 - Todos los derechos reservados
Diseño y administración Sitio Web: Jair de Jesús Acosta Núñez - jairacostanunez@hotmail.com