Año 5
Edición Nº 4
Magangué - Bolívar - Noviembre de 2012
Siguenos en:

La belleza interna es mejor que la externa

Evelis Paola Cárcamo García
5.06. Sede Sur

Había una vez dos niñas que estudiaban juntas en el mismo salón, una de ellas era bonita y rica y la otra era fea y humilde.

La niña bonita era presumida y siempre hablaba de su familia como la más importante del mundo, mientras que la otra siempre fue humilde, sincera y honrada, además era muy inteligente.

Un día la niña presumida reunió a todos los niños y niñas de su salón excepto Camila, la niña humilde. Entonces la presumida les dijo que no se acercaran a ella porque era pobre y fea.

Un día la maestra puso un trabajo en parejas y nadie quería estar con ella, mucho menos que le tocara con la niña presumida, entonces cada una hizo su grupo correspondiente con su pareja, pero resulta que Camila quedo sola sin pareja y ella por no hacer escándalo le dijo a su maestra que tenía pareja, que en realidad era mentira.

Llegó el día de entregar los trabajos que había calificado la maestra y ella le dijo: -Camila, te felicito, porque tu trabajo fue el mejor- -eso es trampa- replicó la niña presumida, pero la maestra no prestó atención porque sabía que eso no era cierto.

A medida que trascurrían los días los niños y niñas se daban cuenta que en realidad esa niña era muy presumida porque todo el tiempo se la pasaba menoscabando a las demás.

Un día después de salir de clases los niños y niñas se reunieron y dijo uno de ellos      –pienso que ella es muy vanidosa- y todos dijeron si, si, es muy cierto.

Al día siguiente ninguno de ellos se le quería acercar mientras que con Camila se divertían mucho y aprovecharon ese momento alegre para pedirle perdón.

Ellos y ellas se dieron cuenta que la belleza de un persona no es exactamente su físico sino lo que lleva en el corazón. Y la niña presumida, sola se quedó.

Reflexión. La belleza de una persona no está en su físico sino en sus buenas acciones y en sus buenos sentimientos. Reflexionemos par el bien no para el mal.

 El nacimiento de la luna

Hace mucho, pero mucho tiempo, cuando el sol empezaba a brillar, los habitantes de ese pueblo solo se podían divertir en el día porque no había quien iluminara la noche. Entonces ellos al verse en esa necesidad decidieron construir un fenómeno llamado luna, pero se preguntaron ¿cómo hacer para que pueda brillar?

Así, dijo uno de ellos –podemos comprar un bombillo pequeño y metérselo por dentro. Llegó la noche y lo hicieron pero… ¿qué creen que pasó? –oh. No, no funcionó- dijo uno de ellos con voz de resignación, entonces los otros dijeron que no se darían por vencidos hasta lograrlo.

Después se les ocurrió que podían llamar al dios llamado (súper poder) entonces así lo hicieron, y le dijeron que por favor hablara con el sol para que cuando fuera el momento de ocultarse le pasara un poco de su luz a la luna y él lo hizo, pero el sol al comienzo no quería porque pensaba que le robarían su luz y ellos y el dios súper poder le dijeron al sol que a medida que le diera luz a la luna, su misma luz aumentaría cuatro veces más y el sol aceptó.

Así, que cuando iba llegando la tarde y era el momento de ocultarse, el sol al ver salir a la luna, se ocultaba y le daba mucha luz a la luna.

Así, vivieron muy felices por siempre,  como los habitantes porque tendrían luz de día y de noche, el sol porque su luz aumentaba cada vez mas y sobre todo la luna que tendría luz.

 Anécdota

Un día estaba jugando en el patio de su casa un niño llamado José quien se encontró un pote sucio. Salió corriendo a avisarles a su abuela y a su mamá que estaban viendo una telenovela en la sala. Entonces, la abuela le dijo que lo fuera a botar y él salió a botarlo al río.

Entonces, en el río había un palo y el niño se montó sobre él, como la corriente estaba fuerte, el palo se estaba abriendo para lo hondo.

Como a los veinte minutos, la mamá le preguntó a la abuela que para donde había cogido José, y ella le dijo que lo había mandado a botar un pote sucio y a ellas se les ocurrió mirar en el río y ya él iba por la mitad del río y su mamá se tiró al río a cogerlo y de milagro no se ahogó.

El león y el ratón

Danik Fournier Caicedo Molina
3º 07. Sede Barrio Sur.

INICIO: Era un león que iba caminando por la selva, tenía mucha hambre y estaba buscando que comer y encontró un ratón y se lo iba a comer y el ratón salió corriendo y el león atrás de él y lo cogió por la cola con la garra.

NUDO: Y el ratón le (jaló) haló el bigote y se formó una pelea y el ratón dijo, -ya no mas, eso es malo pelear-

DESENLACE: Y se volvieron amigos y el ratón le dio comida y el ratón también tenía hambre y le dijo al león y repartieron y vivieron muy felices.

OTRAS LECTURAS DE INTERÉS

El sueño de Josué

Por: Verónica Isabel Herazo - 3º04
Sede Ezequiel Atencio Campo
Edad: 10 años.

Había una vez un niño llamado Josué. Soñaba que era un gran ciclista, sus hermanos se burlaban de él porque ellos tenían lo que querían, pero él no. Él soñaba con una gran bicicleta, su hermana Linda María no se burlaba porque creía en su sueño.

Linda María era una gran bailarina de valet y apoyaba a su hermano en todo. Mientras que su hermano Mario se burlaba él era un boxeador profesional, su hermano Carlos se burlaba.

En la noche del 23 de Diciembre Josué se levantó de su cama, se asomó a la ventana y miro a las estrellas, les pidió un deseo que era muy importante para él. Pidió que sus hermanos no se burlaran más de él y que lo apoyaran en su sueño. A la mañana siguiente el vio algo extraño en sus hermanos. – Y dijo ¿Qué no se van a burlar de mí y de mi sueño? – Los hermanos respondieron – No, porque te vamos a apoyar.

El 24 de diciembre Josué agotado se durmió. A la mañana siguiente Josué abrió su regalo y era una hermosa bicicleta, la que él tanto había soñado. Emocionado salto de alegría abrazo a sus hermanos dándoles las gracias, ellos también lo abrazaron y le dijeron – Entre todos compramos tu bicicleta. Josué estaba muy feliz.

Diarios, radio y televisión
Institución Educativa Comunal de Versalles - Magangué, Bolívar - Colombia
Email: web.iecov@gmail.com - 2010 - Todos los derechos reservados
Diseño y administración Sitio Web: Jair de Jesús Acosta Núñez - jairacostanunez@hotmail.com