Año 5
Edición Nº 4
Magangué - Bolívar - Noviembre de 2012
Siguenos en:

La armadura dorada

Dairo Díaz Nieto
5º 08 Sede Barrio Sur.

Había una vez en un pueblo pobre un niño llamado Jhack, quien arreglando el sótano de su casa encontró una leyenda escrita en hojas que se llamaba “La Armadura Dorada”. El niño leyó toda la leyenda y leyendo el libro encontró las frases mágicas para abrir una entrada secreta, a lo último del libro encontró el mapa.

Cuando el niño llegó a los 28 años les dijo a sus amigos: mis mejores amigos les prometo encontrar la armadura dorada para venderla y los sacaré a todos de esta pobreza, adiós.

El joven Jhack aguantaba hambre, algunas veces cuando pasaba por junglas era que comía. Siguiendo el mapa encontró la entrada secreta, dijo las palabras mágicas pero se equivocó, pero él sabía que había dos palabras mágicas y se acordó que eran “por favor”, las dijo y se abrió la entrada secreta.

Creo, -dijo Jhack- encontré la armadura dorada, ¡sí! Sacaré a mi pueblo de la pobreza. Cogió la armadura y la vendió por mucha plata y saco a su pueblo de la pobreza y el pueblo ya no era pueblo sino ciudad y se llamó la ciudad de Jhack y vivieron felices por siempre.

La princesa de la isla

Yennifer Yulieth Teherán Montenegro.
Curso 6º 04.

Había una vez una princesa que le gustaba descubrir aventuras. Le gustaba viajar a muchos lugares. Era muy valiente pues no le temía a nada. Siempre sabía como salir de los problemas. Era una niña muy bella. Se llamaba Linda Luz.

Tenía una hermana que se llamaba Miriam y su padre Reinaldo. A veces se sentía muy triste porque extrañaba a su mamá que había fallecido, también porque su madrastra Josefa era muy mala con ella.

Un día cuando la hermosa princesa iba a una fiesta de un reino lejano, su madrastra a medio viaje la tiró al mar sin pensarlo.

La muchacha naufragó en una isla y ahí encontró animales raros y eran muy hermosos y lo más increíble es que podían hablar. La princesa se asustó, pero ellos le dijeron, no temas, no te vamos a lastimar.

La princesa dijo hola, me llamo Linda Luz y ¿cómo se llaman ustedes? Uno le respondió, yo me llamo Flor y ellos son mis amigos Blanco y Luna.

¿Cómo llegaste aquí? le dijo uno, y ella le contestó, ¡no lo sé! Yo iba a una fiesta hasta que alguien me empujó y naufragué aquí.

Pasó mucho tiempo y la muchacha creció mucho y se volvió más hermosa que nunca. Llegó un día donde la princesa estaba nadando y en ese momento apareció un príncipe tritón.

Ella no sabía quien era hasta que le vio la cola pero a ella no le importó pues se había enamorado de él ya que era muy guapo.

Pasaron días y los dos se enamoraron profundamente el uno al otro. Él le preguntó como había llegado. Ella le contó toda la historia y le dijo que quería ver a su familia.

Pero ella no sabía que el rey buscaba a su hija hace mucho tiempo, hasta que la encontró y le dijo cuanto la había extrañado. Ella le contó todo, que se había enamorado de un tritón que se llamaba Erick y que quería que la apoyara en eso, porque el amor que ella sentía por él era muy grande.

Pasó mucho tiempo y se casaron y vivieron en la isla y fueron muy felices por siempre.

Los deseos de María

Gina Paola Acosta Silva - 6º02

Había una vez en un pueblo muy lejano, una niña de sólo doce años llamada María, que tenía problemas para caminar. Esta niña no tenía la oportunidad de jugar como lo hacían sus compañeras.

La familia de María era de bajos recursos que muchas veces no tenían ni para comer y por su situación económica no tuvieron la oportunidad de hacerle tratamiento especializado para solucionarle el problema de su salud que tanto la agobiaba ni siquiera comprarle una silla de ruedas para facilitarle el desplazamiento de un lugar a otro.

María cada día que pasaba vivía su calvario y muchas veces expresaba no querer vivir porque su deseo era caminar como lo hacían los demás.

Una tarde María observaba un programa de televisión y de repente se le presentó un señor llamado Luis Fernando Cantillo, un señor muy adinerado que observo la tristeza que María reflejaba en su rostro sentada en un banco y éste le dijo: ¿qué te pasa hija mía que estas tan triste? y ella le contestó que su tristeza se debía a que no podía caminar y que eso era su mayor deseo pero que por no tener dinero nunca la habían llevado donde un especialista.

Después de María contarle al señor Luis, éste le contestó con un beso en la cabeza, no te preocupes hija mía yo te voy a ayudar, y entonces el señor Luis le dio dinero a sus papás para que la llevaran donde los mejores especialistas, y después de haberle hecho una serie de exámenes fue sometida a una cirugía que duró aproximadamente cuatro horas y sus papás pensaban que María se iba a morir pero gracias a Dios la cirugía fue todo un éxito.

María dio gracias a Dios y al señor Luis porque por ellos pudo hacerse realidad su sueño de poder caminar.

OTRAS LECTURAS DE INTERÉS

Mis sueños por la nueva tecnología



Karol Dayana De la Puente Castillo
4º08 Sede Barrio Sur

La informática para mi es una tecnología que estamos aprendiendo desde el primer grado.

Hasta ahora, este año la seño Bertilda nos comentó que iban a donar 30 portátiles a la Sede Sur.

Me hice la ilusión de tocar y tener en mis manos una herramienta valiosa y así poder aprender todo aquello que la seño me ha enseñado.

Hasta la presente no han llegado dichos portátiles. Se va a acabar el año y no van a llegar a tiempo.

Mi seño de informática nos inculcó sobre esta nueva tecnología que es la informática, por eso quiero seguir estudiando en esta institución para salir como tecnóloga en informática y así mas adelante una ingeniera de Sistemas.

La tienda de galletas

Yeison Rojas Zabaleta. 7 años.
Grado 2º011. Sede Buenos Aires
.

Cerca de mi casa hay una tienda donde venden muchas galletas festival y un dia yo compré 24 paquetes de galletas Festival, las lleve a mi casa  y junto con mi papá las repartí entre mis hermanos y todos mis amigos que viven cerca de mi casa.

Diarios, radio y televisión
Institución Educativa Comunal de Versalles - Magangué, Bolívar - Colombia
Email: web.iecov@gmail.com - 2010 - Todos los derechos reservados
Diseño y administración Sitio Web: Jair de Jesús Acosta Núñez - jairacostanunez@hotmail.com