SOY MAGANGUEÑO!!!
JULIO MARTÍNEZ CASÁREZ, docente de la IECOV

Según el diccionario de la lengua española de la Real Academia Española la palabra gentilicio proviene del latín gentilitius, sustantivo que proviene a su vez de la palabra, también latina, gens. Para los antiguos romanos, la gens era la cepa, la estirpe, el linaje, se podría decir incluso que es lo que corresponde a nuestros modernos apellidos.

El adjetivo gentilicio, también llamado a veces demónimo, es aquel que denota la procedencia geográfica de las personas,[]  ya sea por barrio, pueblo, ciudad, región, entidad política, provincia, país o cualquier otro lugar.

Los gentilicios ordinarios del idioma castellano o español se forman con una variedad de sufijos: -a, -aco, -aíno, -án, -ano, -ar, -ario, -asco, -eco, -ego, -enco, -eno, -ense, -eño, -eo, -ero, -és, -esco, -í, -iego, -ino, -isco, -ita, -o, -ol, -ota, -uco y -uz —más sus correspondientes variantes femeninas—. Asimismo, el español reconoce un gran número de gentilicios particulares puesto que, además de los fundamentos lingüísticos, son igualmente válidos para determinar un gentilicio aquellos relacionados con la cultura, la historia, la tradición y el uso.  https://es.wikipedia.org/wiki/Gentilicio.

Al usar los gentilicios hay que tener en cuenta su género. La mayoría de las terminaciones cambian con el género (por ejemplo, la terminación -eño, costeño para un hombre y costeña para a una mujer); otras, en cambio, tienen la misma forma para el femenino y el masculino (por ejemplo, la terminación -ense: nicaragüense sirve para referirse a un hombre o a una mujer).

Entonces, ¿por qué los de Magangué seguimos llamándonos magangueleños?

Institución Educativa Comunal de Versalles - Magangué, Bolívar - Colombia
Email: web.iecov@gmail.com - Todos los derechos reservados
Diseño y administración Sitio Web: Jair de Jesús Acosta Núñez - jairacostanunez@hotmail.com